Consejos para diseñar tu rótulo.

Un cartel o un rótulo debe tener un correcto equilibrio de los elementos que lo forman. Las imágenes y los textos deben representar de forma clara una línea de comunicación, que nos permita dirigirnos de un punto de información a otro. Las técnicas de publicidad se han perfeccionado para captar la atención de los consumidores de forma rápida y en lugares no convencionales.

El impacto.
Se trata de que destaque en el entorno y atraiga la mirada del cliente. Si ofreces una propuesta visual impactante la atención será mayor. Si tu imagen corporativa es original y atractiva, conseguirás impactar a los clientes, eso es una ventaja. Además de tener en cuenta que la imagen de la empresa, el impacto en los clientes que tenga el soporte publicitario colocado en tu establecimiento, será tu tarjeta de presentación.

Su sencillez.
Que sea fácil de comprender, debe asociarse rápidamente con el producto o servicio que ofreces. Seleccionar una buena imagen es imprescindible para conseguir asociar el producto o servicio que ofreces a los clientes.

Texto breve y directo.
Ser legible y relacionado directamente con la imagen. Cuanto menor sea el contenido, mejor. Un mensaje claro y directo se hace indispensable para poder estar en la cima y ser competitivo.

El color.
Esto juega un rol muy importante en la publicidad exterior, con la buena combinación de colores, que destaquen del entorno. El color del texto debe encontrarse bien coordinado con el color de fondo. Esta combinación de colores es fundamental para el diseño del soporte publicitario, ya que este tiene una gran influencia, en la percepción de los usuarios y la sensación que les quede después de verlo. Además debemos tener en cuenta el número o cantidad de colores. Es arriesgado establecer una norma, ya que más de 6 colores simultáneos en una composición demasiado llamativa, pero pueden formar una combinación agradable si la relación entre ellos es adecuada.