Hipotecas, tipos

Clasificación de las hipotecas

 

Las hipotecas están clasificadas de acuerdo al tipo de acreedor, así como también dependen de diferentes factores como: el origen, su forma, el objetivo, sus efectos y el tipo de contenido en que se va a basar la constitución de la hipoteca.

Hipotecas según su origen

  • Hipoteca voluntaria: son las hipotecas que nacen de la voluntad propia del dueño del inmueble a hipotecar.
  • Hipoteca legal: son donde la ley, califica a un grupo de personas especiales para exigir de otras personas la constitución de una hipoteca.

Hipotecas según su forma

  • Hipoteca expresa: es toda hipoteca validada e inscrita en el registro correspondiente al inmueble o propiedad a hipotecar.
  • Hipoteca tácita: son aquellas hipotecas que no necesitan constituirse ante ningún registro; sin embargo, por esta misma razón muchas veces no son consideradas una hipoteca real.

Hipotecas según su objetivo

Hipoteca general: son aquellas hipotecas que no solo abarcan un inmueble, si no que recaen en todo el patrimonio del acreditado.

  • Hipoteca especial: son el opuesto de las hipotecas generales, se limitan a un inmueble o propiedad especifico del deudor.

Hipotecas según su efecto

  • Hipoteca común: este tipo de hipotecas aplica para los bienes que son objetos de varias hipotecas al mismo tiempo.
  • Hipotecas privilegiadas: se refiere al tipo de hipotecas tienen un nivel de independencia en las fechas de constitución de su hipoteca, teniendo cierto parecido a una hipoteca tácita.

Hipotecas según su contenido

  • Hipotecas ordinarias: son las hipotecas más comunes en la actualidad.
  • Hipotecas de tráfico: son aquellas que cuando existe una deuda preexistente aseguran la cancelación de la deuda mediante una constitución de hipoteca.
  • Hipotecas de seguridad: también llamadas hipotecas de máximo, son las que están especialmente dirigidas a hipotecas de empresas.
  • Hipotecas de capital: son las hipotecas que aseguran la cancelación de una deuda en un pago único.
  • Hipotecas de renta: son las que aseguran el pago de la deuda total a través de cuotas periódicas.