República Dominicana: destino azul turquesa para vacacionar

 

Uno de los principales atractivos turísticos del Caribe es República Dominicana, destino por excelencia de norteamericanos y europeos por el calor humano de sus habitantes, la alegría perenne que flota en el ambiente y definitivamente, por el espectáculo que representan sus playas.

Nada más atractivo que disfrutar en familia bajo la caricia de un sol radiante, o dejarse deslumbrar por el brillo de la blanca arena y hasta nadar en la más profunda tranquilidad de un mar azul turquesa. Playas tan hermosas que parecen dibujadas, delineadas a la perfección, simplemente soñadas.

Y como en todo lugar, en República Dominicana encontramos playas mejores que otras. Unas de fácil acceso, otras no tan cercanas. Lo cierto es que son muchísimas y quizás el tiempo estipulado para el viaje no te permita conocerlas todas. De allí que sea importante tener una idea anticipada de cuáles visitar, a fin de evitar contratiempos y más bien hacer del paseo un momento realmente inolvidable.

 

A unos 25 minutos de Santo Domingo, se encuentra playa Boca Chica. El azul del mar seduce de tanta belleza. Es muy recomendada para los pequeños por su poca profundidad, e incluso, si la marea baja lo permite puedes caminar hasta el islote llamado “La Matica”. Es un pecado dejar de visitar Playa Bávaro en Punta Cana, uno de los destinos más populares. Playa Grande, una de las más extensas en la costa norte, te permite disfrutar de un atardecer sin precedente. Playa El Macao, cercana a Punta Cana, fue declarada por la UNESCO como una de las mejores en el mar Caribe. Hay quienes aventuran hacia Playa Cayo Levantado, ubicada en una pequeña isla de la Península de Samaná, buscando paz, tranquilidad y belleza extrema.

 

Si el destino del próximo viaje es República Dominicana, alista ropa ligera, mucho bloqueador solar, la cámara fotográfica y las ganas de perderse en el encantador paisaje que todas y cada una de las playas de este fabuloso país tiene para ofrecerte.

 

Comer en Punta Cana

Al salir de vacaciones, se debe estar preparado para disfrutar al máximo del destino escogido. Tratar de conocer su cultura, tradiciones e historia debe formar parte del itinerario diario, aunado por supuesto a la diversión y esparcimiento.

República Dominicana, uno de los lugares más visitados por turistas de diferentes lugares del mundo, te ofrece todos estos atractivos en un solo menú, y si este es el destino final de tus próximas vacaciones, la ruta gastronómica no debe ser omitida del programa, pues le restarías a tu paladar la maravillosa posibilidad de disfrutar de una mezcla de sabores tropicales que le darán ese toque especial a la aventura que estás a punto de iniciar.

La gastronomía dominicana es muy similar a la que predomina en el resto de las regiones que conforman el Caribe, especialmente aquellas de influencia europea y africana. La base principal de los platos más conocidos son arroz, carnes, granos, vegetales, que se van mezclando en diferentes platos típicos y que de seguro harán agua tu boca.

Uno de los platos más populares es el sancocho, muy parecido al “cocido español”, que es una especie de guiso con carne de res y muchas verduras. Populares resultan ser también los bollitos y empanaditas de yuca. El Yaniqueque es una torta de harina de trigo muy típica que conseguirás fácilmente en puestos ambulantes. El Locrio forma parte de la comida criolla dominicana y es lo más parecido a la paella española. Y por supuesto, lo que no puedes dejar de comer es La Bandera, un plato compuesto de carne, arroz blanco y granos o habichuelas rojas, semejando los colores de la bandera nacional

Así que, al llegar a República Dominicana no dejes de degustar comida criolla y tradicional, ideal hasta para los paladares más exquisitos, y que encontrarás fácilmente a lo largo de tu recorrido.