Topes de estacionamiento

 

 La alta repostería es todo un arte, una disciplina que solo los mejores del mundo pueden dominar. No todo el mundo puede hacer creaciones de calidad para los paladares más exquisitos. Algunos piensan que una buena galleta tiene que ser dura y gomosa como los topes de estacionamiento que se encuentran en los garajes, mientras que otros creen que un plato de natillas tiene que estar líquido como el agua. Nada de eso, ya que no se puede cometer el error de pensar que cremoso es líquido ni que crujiente es duro.

 

Cuando entramos en una pastelería y pedimos algún dulce, muchos de los cuales son verdaderas obras de ingeniería gastronómica, al probarnos cada una de las delicias nos cuentan una fabulosa historia, nos hace sentir en el paladar una sinfonía de sabores y sentimientos que tan solo los grandes maestros reposteros saben contarnos. A eso se le llama repostería, que va un paso más allá de la simple cocina.